Por qué armar equipos de alto desempeño

Hace poco leí un post sobre las nuevas cualidades de los colaboradores, en el que se cuestionaban las últimas tendencias “requeridas” para la contratación, como “tolerancia a la frustración”, “trabajo bajo presión” y “flexibilidad de horario”. ¿Qué nos dicen estas frases? De forma elegante, reflejan que el trabajo es complejo, arduo y que posiblemente habrá momentos malos.

¿Desde cuándo nos interesa que un colaborador “queme” su creatividad? La gerencia de antaño hablaba de “empleados”; la de hoy suele ser un tanto sutil, reconociendo los

En Google, por ejemplo, la comida (gourmet) y el gimnasio son dos prestaciones gratuitas con el fin de solucionar dos de las necesidades principales de los trabajadores del mundo: la comida y el ejercicio. Al acercar estas comodidades, su plantilla de colaboradores confía y dedica sus esfuerzos en mejorar y encontrar nuevos productos y servicios para la marca. No por nada, el área de RH recibe alrededor de 1,000 solicitudes diarias de empleo y destina un proceso de selección de cuatro entrevistas en donde se evalúan las capacidades y el talento de los candidatos.

Una encuesta del INEGI detalla que, en su mayoría, las personas de 18 a 29 años evalúan su vida como positiva. Si los jóvenes tienen esa felicidad… ¿por qué quitársela con empleos en donde se les acostumbre a trabajar bajo presión y a que sean tolerantes a los malos tratos? ¿Por qué no potencializar el talento mexicano con alta dirección en donde se formen equipos de alto desempeño?

Vamos por partes. La Alta Dirección considera a todos los directivos, CEOs y altos mandos de una empresa, organización pública o privada; mientras que los Equipos de Alto Desempeño son aquellos que, sin tener un puesto directivo, tienen la capacidad de tomar decisiones en beneficio de la empresa, es decir, dejan de operar como mandos medios para desarrollar soluciones a nivel directivo.

Los miembros de este tipo de equipos se caracterizan porque:

  • a) Son colaboradores con alta capacidad de ejecución, que se unen en equipos de pensadores o creadores para activar sus ideas y alcanzar los resultados proyectados.
  • b) Conocen lo que hace la empresa, los objetivos del proyecto, la finalidad de su actividad y su remuneración o ganancia.
  • c) Saben cómo llevarán a cabo las actividades, las comunican a los directivos y proponen soluciones.

Creo que Einstein describe bien el momento de una crisis cuando dice: “las mejores naciones y empresas crecen en etapas de incertidumbre”. Aunque agregaría: siempre y cuando, se unan en un equipo de alto desempeño con visión de alta dirección. Creando una empresa con ambos ingredientes no sólo será más fuerte, sino que estará más preparada para solucionar problemáticas y plantear nuevos objetivos y proyectos, alineados a la esencia de la compañía.

 

Acerca del Autor

Feher & Feher


Consultoría mexicana socialmente responsable con más de 20 años de experiencia en el desarrollo de negocios y franquicias nacionales e internacionales. Reconocida como una de las mejores aceleradoras de empresas que existen en México.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR